viernes, 19 de julio de 2013

El castillo de Aranda de Moncayo

Desde el castillo de Aranda de Moncayo se domina una amplia extensión de terreno sobre la frontera de Aragón con Castilla, frontera de cuya protección se encargaba, ya, desde época musulmana este castillo.
Los restos que actualmente encontramos corresponden a la reforma realizada en el siglo XIV,durante la guerra de los dos Pedros, momento en el que esta zona fronteriza vivió continuos enfrentamientos (Aranda llegó a ser tomada por los castellanos).
Poco conservamos de lo que fue el castillo. Un lienzo de muralla coronado de almenas y un torreón de forma cuadrada que pocos datos nos aportan de cuáles serían su tamaño y forma originales. No obstante, sí que podemos aventurar que quedaría integrado dentro de las murallas de esta villa fronteriza, murallas que tendrían tres puertas (del Pozo, Cihuela y Albaneja).
La importancia de esta zona para la defensa de Aragón hizo que la villa de Aranda de Moncayo tuviese fuero de extremadura (a aquellos que repoblaran la zona se les perdonarìan sus deudas pasadas con la justicia). De igual manera, esto también haría que la corona retuviese, durante más de dos siglos, en su poder el castillo, otorgandolo en régimen de tenencia, hasta que, finalmente, la delicada situación económica del reino obligara a vender el castillo y la villa a la orden militar de San Jorge de Alfama en 1373, acabando, finalmente, en poder de los Ximénez de Urrea, futuros condes de Aranda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario